Bodega Ruinart

El filósofo y teólogo Dom Thierry Ruinart (1657-1709) estudia en la abadía de Sain-Germain-des-Prés rodeado de grandes eruditos. El pertenece a una antigua familia de Reims dueña de unos viñedos. Es entonces cuando relata a su hermano Nicolás el interés reciente tanto en la corte como en París por el vino de Champagne. Por este motivo siempre estará considerado como el inspirador del fundador de la primera casa de champagne. Y será el hijo de Nicolás Ruinart llamado también Nicolás quien el 1 de septiembre de 1729 fundará la Casa Ruinart. A lo largo de los siglos, los descendientes Ruinart se han ido sucediendo a la cabeza de la empresa familiar, desarrollandola a través de la excelencia y el reconocimiento del "gusto Ruinart" por todo el mundo y en todas las épocas. La zona de Champagne está plantada con tres tipos de cepas que dan vinos diferentes según el terreno donde se encuentren. La chardonnay la preferida de Ruinart y la más rara, crece en los terrenos de creta de la "Côte des Blancs": Cramant, le Mesnil-sur-Oger, Avize... Principalmente. Los vinos son de una finura y elegancia inigualables. Los de la Montagne de Reims aportan cuerpo y fuerza: Verzenay, Sillery, Puisieulx. La creta está ligada a la casa Ruinart desde generaciones, y más precisamente desde las Canteras galo-romanas. En efecto los Romanos habían extraído del subsuelo bloques de creta destinadas a la construcción. Las galerìas de extración forman laberintos donde la temperatura es constante y la humedad perfecta para la conservación de las botellas.