Bodega Azpilicueta

Esta bodega es origen y es tiempo. Tiempo que va despacio para nutrir la tierra y fortalecer las cepas y que se casi se detiene para madurar los vinos. Tiempo aliado. Tiempo invertido en quehaceres y labores de campo, en sofisticadas investigaciones vitivinícolas, en el simple hecho de esperar. Y sobre todo, tiempo liberado para que tú puedas disfrutar de un momento inolvidable, del placer de una compañía agradable y de un buen vino. Tiempo para vivir el tiempo. Azpilicueta nace en 1881 en un pequeño viñedo de Fuenmayor, en La Rioja. Su fundador fue un pionero y una de las personas más relevantes en la historia del vino, Félix Azpilicueta Martínez. Ese es el origen de la bodega. Y no es poca cosa. Pero para alcanzar una verdadera distinción hace falta algo más. Hace falta una idea que seguir a lo largo de los años, una voluntad de ser y de permanecer. Azpilicueta es origen y es tiempo. Tiempo que va despacio para nutrir la tierra y fortalecer las cepas y que casi se detiene para madurar los vinos. Tiempo aliado. Tiempo invertido en quehaceres y labores de campo, en sofisticadas investigaciones vitivinícolas y en el simple hecho de esperar. Y sobre todo, tiempo liberado para que tú puedas disfrutar de un momento inolvidable, del placer de una compañía agradable y de un buen vino. Tiempo para vivir el tiempo. Azpilicueta es la consecuencia de una tierra elegida con pericia y de un largo tiempo que juega a nuestro favor. La tierra antigua da valiosos ingredientes que la bodega ensambla a su estilo, manteniendo valores tradicionales y expresando otros nuevos. El viñedo es un ser vivo sobre el que se mantiene una tutela permanente y un control exhaustivo. Así, se cuida cada una de las parcelas en todos sus aspectos: la poda, la evolución de su ciclo vegetativo y el avance de la madurez. Después, se catan las uvas y se determina el momento preciso de la vendimia. El viñedo de Fuenmayor se implanta en una topografía irregular, a diversas altitudes, en una gran mezcla de suelos y con diferentes orientaciones. Esa variedad de condiciones provoca distintos microclimas y le da a la tierra una fabulosa creatividad: una misma variedad de uva se puede expresar de formas muy diferentes. La Denominación de Origen Calificada Rioja ha sabido adaptarse al gusto del consumidor sin perder su tipicidad y preservando las variedades que lo hacen único. En ella, coexisten vinos de estilos muy diferentes, pero en los que siempre se reconoce Rioja.

No hay productos de esta bodega.