Bodega Valsangiacomo

Los orígenes de Cherubino Valsangiacomo se remontan a 1831, en Suiza. Ese año, Vittore Valsangiacomo funda una bodega con su nombre en Chiasso, en el cantón suizo de Ticino, junto a la frontera con Italia. Es la primera bodega de la familia. A finales del siglo XIX, su hijo Cherubino Valsangiacomo decide abrir una empresa de exportación de vinos en Valencia y Alicante, atraído por las condiciones logísticas de sus puertos y el excelente fruto de la tierra. Cherubino, como su padre, pone su nombre a las bodegas. En 1890 el negocio cobra tal envergadura que Cherubino Valsagiacomo tiene diversas instalaciones en Chiva, Requena, Utiel, Monóvar, Yecla y el Grao de Valencia, esta última, sede central de la empresa hasta 1997. Ese año Cherubino hace una importante apuesta por el futuro y la calidad y se traslada a Chiva, cuyas instalaciones estás provistas de los medios adecuados para el tratamiento y almacenamiento de vinos a granel y equipada con una planta de producción de zumo concentrado de uva, incrementa y mejora la capacidad de las instalaciones. En el año 2002 se amplían y modernizan aún más las bodegas creándose una nueva planta y una línea embotelladora, que incorporan las mejores condiciones y las técnicas más modernas para el control de calidad en la elaboración de nuestros vinos. Esta planta está provista de una cava que con capacidad para albergar 2.000 barricas. Actualmente, la quinta generación de la familia Valsangiacomo se encarga de la gestión directa de la bodega dando muestra de un compromiso de futuro y desarrollo a la misma.