Bodega Barcolobo

Los viñedos de Barcolobo se caracterizan por ser suelos de canto rodado, arenas y aluvión que son capaces de recoger el agua de la lluvia y mantener la humedad en los meses de mayor sequía. De clima continental con influencia atlántica, los viñedos están ubicados en una zona extrema de Castilla y León, con inviernos fríos y veranos sometidos a rigurosas temperaturas, que desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de las cepas produciendo unas uvas de calidad excepcional que destacan por su gran concentración. El viñedo ocupa una extensión de 20 hectáreas donde se cultivan las variedades tempranillo, syrah y cabernet sauvignon. Trabajan siguiendo criterios sostenibles en viticultura y técnicas ecológicas ya que no utilizan tratamientos agresivos en el viñedo. En BARCOLOBO priman la calidad frente a la cantidad, por ello, si la planta así lo precisa, realizamos poda en verde. Cuando la uva ha llegado a su momento óptimo de madurez se procede a la vendimia. Esta se realiza de forma manual y en cajas de reducido tamaño. Se hace una primera selección de racimos en viñedo, y luego, una vez en bodega, la uva se traslada a una cámara frigorífica. Tras unas horas en la cámara frigorífica, los racimos son nuevamente seleccionados en una mesa de selección. Desde aquí se despalillan y las uvas, sin estrujar, pasan por gravedad a depósitos de 5.000 y 10.000 litros, con temperatura controlada, para su maceración y fermentación. Una vez finalizada la fermentación alcohólica, los vinos con crianza pasarán a las barricas de roble francés con tostados seleccionados. Los trasiegos del vino se realizan tantas veces como sea necesario para conseguir la calidad deseada por el enólogo. Cada variedad y parcela se vinifica por separado para mantener su personalidad. Un proceso continuado de cata es clave para conseguir vinos donde prima la armonía entre fruta y madera.