LOTE0119-6

Lote Descubrir Toro

Descubriendo... - Descubriendo...
Añada
Vino
Denominación
Descubriendo...
Botella 75cl.

42,50 €

-18%

52,00 €

El precio incluye IVA.

Compartir:

Cashback: 42 puntos de fidelidad = 0,42 €


Ficha técnica

Románico

  • Añada: 2016

  • Variedades: Tinta de Toro 100%.

  • Nota de cata: Con Romanico, la familia Eguren quiere transmitir la herencia vitícola toresana "a partir de una selección masal de Tinta de Toro de los viñedos con una identidad muy marcada dentro de la zona". Romanico es fruto de una vinificación tradicional y envejece 6 meses en barrica de roble francés. Muestra un color cereza, cubierto, en nariz es amplio, fresco, buena fruta y especiado, en boca es amplio y se muestra sabroso y con potencia, sin duda un vino en la linea de sus hermanos mayores.

  • Maridaje: Embutidos, carnes rojas a la parrilla, estofados, asados, caza de pelo, quesos curados, carnes rojas con salsa, aves...

  • Temperatura de servicio: Servir entre 15 y 17ºC.

  • Guía Peñin 2019: 91 pts - "Color: cereza intenso. Aroma: fruta madura, hierbas secas, equilibrado. Boca: fruta madura, especiado, taninos maduros."

  • Wine Advocate #238 - August 2018 - Luis Gutierrez: 90 pts - "I also got to taste the 2016 Románico in the same sitting as the 2015, which is always a good opportunity to compare both vintages. 2016 was a slow and cool harvest following some rains, and this wine has slightly lower alcohol and more freshness. This has more definition, more finesse and a subtle touch of fennel and aromatic herbs that adds an extra dimension to it. It's still young but already approachable (better with food), with a juicy palate and really fine tannins. There is good ripeness without excess. 150,000 bottles produced. It was bottled in January 2018."

  • Otros datos de interés: Tras una primera etapa de éxito en la Denominación de Origen Toro con la bodega Numanthia Termes, la familia Eguren hizo realidad su sueño de fundar una nueva bodega en 2009: Teso La Monja. Una bodega desde la que se elaboran vinos de prestigio, unos caldos elegantes, con la fuerza de los antiguos y afamados vinos de Toro, pero con un paladar más afrutado, fino y elegante. Una bodega de lujo que conjuga a la perfección la visión más moderna y actual a la hora de elaborar grandes vinos sobre unos cimientos basados en la experiencia, la historia y el buen hacer. Tras el devenir de varios años seleccionando los mejores viñedos y, a la vez, realizando algunas nuevas plantaciones en enclaves privilegiados, fue en 2007 cuando, con la destreza de 10 exitosos años cultivando viñedo propio y elaborando afamados vinos, emerge la bodega Teso la Monja. Una zona vitivinícola influenciada por la presencia del cauce del río Duero, complementada con suaves y ondulados terrenos y con un microclima especial con inmejorables condiciones para el cultivo de la vid. Una zona en la que la familia Eguren ha adquirido viñedos muy específicos de gran calidad ubicados con orientación norte en las localidades zamoranas de Valdefinjas, Toro y Villabuena del Puente. Estos términos municipales están marcados por un clima continental con ligeros matices atlánticos, capaz de relevar unos secos y calurosos periodos estivales, con unos inviernos fríos con abundantes heladas, y con una notoria diferencia térmica entre el día y la noche a lo largo de todo el ciclo vegetativo. Ésta es más acentuada en los meses de verano, donde roza los 30º C en los días mas cálidos. En los suelos de los viñedos de Teso La Monja predomina la textura arenosa, de fácil laboreo y correcto drenaje (beneficiado además por la gran cantidad de grava almacenada en su superficie), complementada con un subsuelo más arcilloso que confiere una aceptable retención hídrica de las escasas precipitaciones recibidas a lo largo del año. Es habitual la presencia de canto rodado, que absorbe el calor del sol durante el día y lo cede al suelo lentamente a lo largo de la noche, favoreciendo un adelanto en la maduración. En estos viñedos tan sólo se produce una variedad, tinta de toro, autóctona de este territorio. Este tipo de uva cuenta con muy bajas producciones (cercanas a los 1.500 Kg/Ha) de racimos y bayas de pequeño tamaño que sintetizan una gran cantidad de polifenoles, lo que la convierte en una variedad propicia para la elaboración de vinos con una gran estructura y concentración aromática.

24 Mozas

  • Añada: 2015

  • Variedades: Tinta de Toro 100%.

  • Nota de cata: Vino, Fiesta y Tradición. Con el vino 24 mozas la bodega rinde homenaje a la ciudad de Toro y su rico folclore. Las 24 mozas protagonizan la copla "Tío Babú", una canción en la que se relata la historia de una tradicional boda toresana a la que no “iban 24, iban 25 porque iba la novia”. Los históricos viñedos de la Vega de Toro y la melodía de "Tío Babú" resurgen al descorchar cada botella de este crianza 24 mozas criado 6 meses en barricas de roble nueva. Rojo granate de capa alta y ribete púrpura limpio. Intensidad media alta. Marcados tonos frutales con recuerdos a frutas negras muy maduras (moras), notas de coco y toques de especias. En boca es seco, con acidez adecuada, bien constituido, sabroso con buena textura (tanicidad noble y ajustada de la madera a la fruta). Final frutal grato levemente especiado. Buena persistencia.

  • Maridaje: Embutidos, asados, caza de pelo, setas, quesos semicurados, platos especiados, carne de buey, carnes blancas con salsa.

  • Temperatura de servicio: Servir entre 15 y 17ºC.

  • Wine Advocate #229 - February 2017 - Luis Gutierrez: 86 pts - "The 2015 24 Mozas fermented in stainless steel and matured in barrel for six months. It has a ripe nose of black fruit and a hint of sweet spices with a touch of leather and earth. The palate shows some grainy tannins and moderate acidity. 60,000 bottles."

  • Guía Peñin 2018: 89 pts - "Color: cereza, borde granate. Aroma: fruta madura, hierbas de monte, terroso, especiado. Boca: equilibrado, sabroso, fino amargor, taninos rugosos."

  • Otros datos de interés: Para Máximo San José de la Rosa, dueño de la bodega, fue un sueño cumplido con la Bodega Divina Proporción. La naturaleza y la agricultura le han acompañado desde la infancia gracias a su entorno familiar y siempre tuvo claro que su vida tendría que fusionarse con el campo. Esa unión ha llegado a través del viñedo y la fértil tierra de la Vega de Toro. El apoyo de su familia ha resultado fundamental en todo este sueño. En 2009 colocaron la primera piedra de la bodega, en 2010 plantaron la viña alrededor y en 2011 nació el primer vino. La historia de Divina Proporción continúa y no piensa perderse ni un solo segundo. Como una empresa pequeña que da sus primeros pasos, su implicación es total en el proceso. Su hermano Juan y él cultivan la tierra, vigilan las viñas a diario y cuidan cada detalle de la bodega. Su esposa Yovana se encarga de labores administrativas, comerciales y relaciones públicas. En 2010 se sumaron a esta aventura Javi para ayudarles en las tareas de bodega y Dona para atender la zona de enoturismo y el comedor. Ahora esperan que la tierra sagrada, la histórica Tinta de Toro y la bodega 'divina' les permita lograr el otro gran sueño, crear inolvidables y extraordinarios vinos. La bodega Divina Proporción tiene en la actualidad capacidad para 120.000 kg de uva por añada y con los años esperan crecer, pero nunca en un volumen que no pueda ser mimado como hasta ahora. Saben que el alma de un vino esta en las viñas, no en la bodega, por ello todos los procesos son lo mas respetuosos posibles con el fruto, evitando todo lo que suponga movimientos mecánicos o procesos traumáticos. Por este motivo vendimian a las primeras horas de la mañana en cajas de quince kilos para que la uva llegue entera y lo más fresca posible, y así poder tenerla macerando en los depósitos antes de su fermentación durante dos o tres días, para conseguir mucha fruta. Desde su vino más económico a los vinos de guarda, toda la uva pasa por la mesa de selección en la que eliminan todo lo que no sea un fruto totalmente sano y en su punto de maduración. Ya en el campo comenzan a seleccionar la uva, pero vuelven a hacerlo otra vez con bastante minuciosidad, tanta que no pueden seleccionar mas de 800 kg en una hora. Respetan al máximo la uva desde estos inicios. Mandan el fruto a depósito mediante una cinta transportadora para evitar bombeos y después en el depósito hacen los remontados y trasiegas mediante una bomba peristáltica, que es la más respetuosa con el vino. En un intento de reflejar el terruño, nunca utilizan enzimas o levaduras comerciales, vinifican con lo que trae la uva del campo para conseguir que sus vinos sean fruto del trabajo de la naturaleza y de su plantilla, que buscará siempre lo mejor para el vino, a temperatura controlada para obtener lo mejor de la piel de la uva en cada momento de la fermentación. La fermentación dura entre 10 y 15 días, tras los cuales extraen el vino con una prensa tradicional que, desde el punto de vista tecnológico no es la más rápida, pero es la única que garantiza un vino limpio y brillante de una manera natural debido a que hacen prensados a muy baja presión, aunque dejan vino sin aprovechar. Todos sus vinos son envejecidos en barrica por mayor o menor periodo de tiempo y una gran parte de ellos hacen la fermentación maloláctica en barrica, para que sus lías le otorguen redondez. Nunca buscan "dar gusto a madera" ni los toques torrefactos, la barrica les va a ayudar a limpiar los vinos y darlos tanto estabilidad como longevidad, pero sin solapar el carácter de la Tinta de Toro. Para ello utilizan barricas de roble francés y americano. Predomina el primero para las crianzas largas, siempre buscando una buena rotación de las 300 barricas de su parque, en el que renuevan cada año un tercio de ellas. Tienen 15 hectáreas de viñedo propio y controlan muy de cerca otras 15 de diferentes viticultores de la zona para, entre todas, conseguir un viñedo que les permita una baja producción y la autorregulación propia de la edad del viñedo, que tiene una antigüedad mínima de 30 años y puede llegar hasta la centena en algunas pequeñas parcelas. Las viñas viejas tienen la particularidad con respecto a otras zonas que muchas de ellas se plantaron en "pie franco", es decir, sin injertar, ya que gracias a la estructura del suelo donde se asientan los viñedos, con un alto porcentaje en arena, la filoxera que asoló casi toda Europa no tuvo gran incidencia aquí. Estas 30 hectáreas están repartidas en diferentes parcelas pequeñas buscando lo mejor para sus vinos. Principalmente están asentadas en el pago de la Jara, uno de los mejores de España, que gracias a sus suelos pobres y cargados de piedra hacen que las cepas busquen los escasos nutrientes en el subsuelo, lo que hace obtener un gran fruto cargado de polifenoles, muy concentrado y con una piel muy sana. También tienen viñedos en los pagos de Valdeví y el Palo, que gracias a un suelo muy arenoso les ofrecerán unos vinos mucho mas frescos en los que predominan los toques mas florales y de monte bajo. Poseen cinco hectáreas de viñedo en el pago de la Vega, en el que nos han querido reencontrar con los orígenes de la viticultura en la zona, ya que en la actualidad esta zona de cultivo intensivo era todo viñedo y plantaciones de frutales que el mismo Francisco de Quevedo definió como el Oasis de Castilla. Han optado por una espaldera con una gran concentración de plantas por hectárea, haciendo que la competencia entre ellas les lleve a producir poca uva pero de gran calidad. Todos sus viñedos se encuentran a no más de 5 kilómetros de la bodega para que la uva no sufra en el traslado y pueda ser procesada en las mejores condiciones, siempre con la vendimia a mano y la uva trasladada en cajas pequeñas.

Matsu El Pícaro

  • Añada: 2018

  • Variedades: Tinta de Toro 100%.

  • Nota de cata: El vino joven de la trilogía que representa la juventud del vino, la fortaleza y el descaro de la juventud. Vino de cultivo biodinámico elaborado a partir de viñedos casi centenarios y de baja producción. Breve paso por madera de 3 meses. Aún siendo joven, es un vino con personalidad, muy rico. Intenso color picota de capa alta. Bordes violáceos. Limpio y brillante. Vino muy frutal, con la fruta roja en primer plano que va ganando complejidad con el tiempo, apareciendo sutiles notas florales y avainilladas sobre un ligero fondo mineral. Buen y potente ataque, muy agradable. Los frutos rojos aparecen en segundo plano con los tostados ganando protagonismo. Paso aterciopelado y muy sabroso. Taninos dulces algo secos. Muy buen final dejando ricas y golosas sensaciones.

  • Maridaje: Pastas con salsa de carne, embutidos, cerdo asado, carnes rojas a la parrilla, carnes rojas asadas, quesos de oveja, carne de buey.

  • Temperatura de servicio: Servir entre 14 y 16ºC.

  • Wine Advocate #238 - Aug 2018 - Luis Gutierrez: 87 pts - "The entry-level 2017 El Pícaro is a juicy, fresh and fruit-driven Tempranillo with aromas of licorice and dark berries. It's soft and primary, with a polished palate. Approachable and easy to drink. 240,000 bottles produced." Añada 2017

  • Guía Peñin 2019: 89 pts - "Color: cereza, borde violáceo. Aroma: expresión frutal, fruta confitada, hierbas de monte. Boca: sabroso, frutoso, potente." Añada 2017

  • Otros datos de interés: Matsu es algo más que una bodega o un vino; es un moderno proyecto de viticultura sostenible que reúne una colección exclusiva de vinos de alta expresión. Matsu, que en japonés significa "esperar", define a la perfección una iniciativa que conjuga la cultura oriental por el cuidado de lo natural con las más avanzadas técnicas de agricultura biodinámica de las zonas rurales de europeas. Todos sus vinos son ecológicos, ya que sus viñas son cultivadas de forma totalmente natural, evitando herbicidas, insecticidas y fungicidas químicos y sintéticos. Matsu representa la esencia de un vino ecológico, cuya elaboración constituye una "espera" durante el ciclo que le permitirá alcanzar su equilibrio final.

Nuestras recomendaciones

Valoración de los socios

Escribe tu opinión

Lote Descubrir Toro

Lote Descubrir Toro