DVP04-2015-1

Abracadabra

Divina Proporción - Toro
Añada
2015
Vino
Tinto
Denominación
Toro
Robert Parker
88
Guía Peñín
88
Botella 75cl.

11,40 €

-10%

12,75 €

El precio incluye IVA.

Compartir:

Ficha técnica

Abracadabra

  • Añada: 2015

  • Variedades: Tinta de Toro 100%.

  • Nota de cata: Abracadabra, y la botella atrapó toda la esencia del vino. La Magia de la uva Tinta de Toro y la sabiduría de siglos elaborando vino logra el conjuro perfecto. Abracadabra, y el secreto en la copa, un vino de verdad, con el carácter del Duero, expresión equilibrada, franqueza en su aroma, amplio sabor y un brillo único en su color rojo. Abracadabra, encierra la tradición de celtíberos y romanos, la suerte de un vino de dioses, reyes y poetas. Un hechizo prodigioso para acabar con todos los males. Elaborado con la variedad autóctona Tinta de Toro 100% procedentes de cepas de 80 años con un cultivo totalmente ecológico y respetuoso con el medio ambiente, donde reina la paz y la tranquilidad en la viña, aquí se crea la fórmula mágica que se esconde en los suelos de la Denominación de Origen Toro, suelos pobres dónde la cepa tendrá que profundizar para conseguir los minerales que necesita para luego expresarse en la copa.

  • Maridaje: Embutidos, asados, caza de pelo, setas, quesos semicurados, platos especiados, carne de buey, carnes blancas con salsa.

  • Temperatura de servicio: Servir entre 15 y 17ºC.

  • Wine Advocate #221 - October 2015 - Luis Gutierrez: 88 pts - "The old vine cuvée 2013 Abracadabra combines balsamic, spicy and ripe black fruit aromas. The palate has fruit to balance the effect of the oak and there is a combination of sweet fruit flavors with a slightly bitter finish." Añada 2013

  • Guía Peñin 2018: 88 pts - "Color: cereza muy intenso. Aroma: muy tostado (torrefactado), café aromático, potente, fruta madura. Boca: retronasal ahumado, persistente, taninos maduros." Añada 2014

  • Otros datos de interés: Para Máximo San José de la Rosa, dueño de la bodega, fue un sueño cumplido con la Bodega Divina Proporción. La naturaleza y la agricultura le han acompañado desde la infancia gracias a su entorno familiar y siempre tuvo claro que su vida tendría que fusionarse con el campo. Esa unión ha llegado a través del viñedo y la fértil tierra de la Vega de Toro. El apoyo de su familia ha resultado fundamental en todo este sueño. En 2009 colocaron la primera piedra de la bodega, en 2010 plantaron la viña alrededor y en 2011 nació el primer vino. La historia de Divina Proporción continúa y no piensa perderse ni un solo segundo. Como una empresa pequeña que da sus primeros pasos, su implicación es total en el proceso. Su hermano Juan y él cultivan la tierra, vigilan las viñas a diario y cuidan cada detalle de la bodega. Su esposa Yovana se encarga de labores administrativas, comerciales y relaciones públicas. En 2010 se sumaron a esta aventura Javi para ayudarles en las tareas de bodega y Dona para atender la zona de enoturismo y el comedor. Ahora esperan que la tierra sagrada, la histórica Tinta de Toro y la bodega 'divina' les permita lograr el otro gran sueño, crear inolvidables y extraordinarios vinos. La bodega Divina Proporción tiene en la actualidad capacidad para 120.000 kg de uva por añada y con los años esperan crecer, pero nunca en un volumen que no pueda ser mimado como hasta ahora. Saben que el alma de un vino esta en las viñas, no en la bodega, por ello todos los procesos son lo mas respetuosos posibles con el fruto, evitando todo lo que suponga movimientos mecánicos o procesos traumáticos. Por este motivo vendimian a las primeras horas de la mañana en cajas de quince kilos para que la uva llegue entera y lo más fresca posible, y así poder tenerla macerando en los depósitos antes de su fermentación durante dos o tres días, para conseguir mucha fruta. Desde su vino más económico a los vinos de guarda, toda la uva pasa por la mesa de selección en la que eliminan todo lo que no sea un fruto totalmente sano y en su punto de maduración. Ya en el campo comenzan a seleccionar la uva, pero vuelven a hacerlo otra vez con bastante minuciosidad, tanta que no pueden seleccionar mas de 800 kg en una hora. Respetan al máximo la uva desde estos inicios. Mandan el fruto a depósito mediante una cinta transportadora para evitar bombeos y después en el depósito hacen los remontados y trasiegas mediante una bomba peristáltica, que es la más respetuosa con el vino. En un intento de reflejar el terruño, nunca utilizan enzimas o levaduras comerciales, vinifican con lo que trae la uva del campo para conseguir que sus vinos sean fruto del trabajo de la naturaleza y de su plantilla, que buscará siempre lo mejor para el vino, a temperatura controlada para obtener lo mejor de la piel de la uva en cada momento de la fermentación. La fermentación dura entre 10 y 15 días, tras los cuales extraen el vino con una prensa tradicional que, desde el punto de vista tecnológico no es la más rápida, pero es la única que garantiza un vino limpio y brillante de una manera natural debido a que hacen prensados a muy baja presión, aunque dejan vino sin aprovechar. Todos sus vinos son envejecidos en barrica por mayor o menor periodo de tiempo y una gran parte de ellos hacen la fermentación maloláctica en barrica, para que sus lías le otorguen redondez. Nunca buscan "dar gusto a madera" ni los toques torrefactos, la barrica les va a ayudar a limpiar los vinos y darlos tanto estabilidad como longevidad, pero sin solapar el carácter de la Tinta de Toro. Para ello utilizan barricas de roble francés y americano. Predomina el primero para las crianzas largas, siempre buscando una buena rotación de las 300 barricas de su parque, en el que renuevan cada año un tercio de ellas. Tienen 15 hectáreas de viñedo propio y controlan muy de cerca otras 15 de diferentes viticultores de la zona para, entre todas, conseguir un viñedo que les permita una baja producción y la autorregulación propia de la edad del viñedo, que tiene una antigüedad mínima de 30 años y puede llegar hasta la centena en algunas pequeñas parcelas. Las viñas viejas tienen la particularidad con respecto a otras zonas que muchas de ellas se plantaron en "pie franco", es decir, sin injertar, ya que gracias a la estructura del suelo donde se asientan los viñedos, con un alto porcentaje en arena, la filoxera que asoló casi toda Europa no tuvo gran incidencia aquí. Estas 30 hectáreas están repartidas en diferentes parcelas pequeñas buscando lo mejor para sus vinos. Principalmente están asentadas en el pago de la Jara, uno de los mejores de España, que gracias a sus suelos pobres y cargados de piedra hacen que las cepas busquen los escasos nutrientes en el subsuelo, lo que hace obtener un gran fruto cargado de polifenoles, muy concentrado y con una piel muy sana. También tienen viñedos en los pagos de Valdeví y el Palo, que gracias a un suelo muy arenoso les ofrecerán unos vinos mucho mas frescos en los que predominan los toques mas florales y de monte bajo. Poseen cinco hectáreas de viñedo en el pago de la Vega, en el que nos han querido reencontrar con los orígenes de la viticultura en la zona, ya que en la actualidad esta zona de cultivo intensivo era todo viñedo y plantaciones de frutales que el mismo Francisco de Quevedo definió como el Oasis de Castilla. Han optado por una espaldera con una gran concentración de plantas por hectárea, haciendo que la competencia entre ellas les lleve a producir poca uva pero de gran calidad. Todos sus viñedos se encuentran a no más de 5 kilómetros de la bodega para que la uva no sufra en el traslado y pueda ser procesada en las mejores condiciones, siempre con la vendimia a mano y la uva trasladada en cajas pequeñas.

Nuestras recomendaciones

Valoración de los socios

Escribe tu opinión

Abracadabra

Abracadabra

2013 - Divina Proporción - Toro - España